[es] La Jornada: Golpe de Estado en Honduras

Fecha: 12 de julio de 2009 09:53
Asunto: Nota Jornada 12jul

Golpe de Estado en Honduras

El presidente constitucional promete regresar a Tegucigalpa la semana próxima

Golpistas oran para que Zelaya no vuelva y la resistencia efectúa nueva movilización
Foto

Integrantes del Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado realizaron ayer una marcha en la capital hondureña, que culminó en el sitio donde el pasado 5 de julio fue ultimado Isis Obed Murillo. El joven recibió un disparo de rifle M-16, que utiliza el ejército de ese paísFoto Reuters
Arturo Cano
Enviado

Tegucigalpa, 11 de julio. Mientras el presidente Manuel Zelaya continúa empujando a Estados Unidos y promete “acciones” para regresar la próxima semana a su país, aquí unos rezan para que no vuelva y otros siguen en las calles para traerlo de regreso.

En un complejo deportivo llamado Villa Olímpica, las gradas semivacías parecen dar la razón a los seguidores de Zelaya: muchos de los asistentes a las “marchas blancas” en apoyo al golpe de Estado van porque los empresarios, sus patrones, los obligan a asistir. “Espérese al fin de semana y verá.”

A pesar de la convocatoria a través de la televisión y la radio, de las planas enteras en los periódicos, la Iglesia católica, la Confraternidad Evangélica, la Red Apostólica y la Comunidad Hebrea, no llenan un pequeño estadio de beisbol. Los organizadores deben pedir a la gente que abandone las gradas y se reúna en el césped, frente al templete. Apenas se ocupa una sexta parte del campo.

“¡Bendito seas, Dios, por esa libertad que la democracia nos ha traído a Honduras!”, grita el pastor en el arranque de la “Jornada de oración por nuestra nación”.

Los organizadores presumen un evento “que se transmite a todo el mundo”, a través de una red satelital evangélica, y se hacen presentes canales de televisión nacional, incluidos el 5, privado de gran audiencia, y el 8, que es el oficial.

Los alrededores de la Villa Olímpica están llenos de policías y soldados, lo que parece confirmar una posibilidad enunciada desde la casa presidencial: que Roberto Micheletti, cabeza del gobierno de facto, asistirá a la jornada de oración. Sin embargo, ni Micheletti ni otros políticos se aparecen en el estadio, pese a que los principales candidatos presidenciales han participado en otras “jornadas de oración”.

Kevin Enamorado, representante de la comunidad hebrea, afirma que discutieron mucho si aceptaban la invitación de los jerarcas católicos, “porque nuestra comunidad no tiene posición política de ningún tipo”. Aceptaron, y Enamorado aprovecha para hacer “un enérgico llamado a todos a la paz, que no estamos dispuestos a cambiar ¡ni mucho menos a negociar!”

Luego se hace sonar el enorme cuerno llamado shofar: “¡Con este sonido los ángeles de Dios bajan para proteger del mal a las almas buenas de Honduras!”, explica otro representante de la comunidad hebrea.

Y el evangélico completa: “¡Es el sonido de nuestra victoria en Cristo!”

Otro de los victoriosos presentes es Darwin Andino, obispo auxiliar de Tegucigalpa, quien con el cardenal Andrés Rodríguez Madariaga enfrentó a Zelaya por el tema de la consulta popular: “El país no se puede entregar al chavismo ni a nadie, pues queremos seguir siendo libres e independientes”, aseveró Andino tres días antes del golpe.

Andino niega que el cardenal, a quien en 2005 se llegó a mencionar como “papable” en El Vaticano, haya estado al tanto de los preparativos del golpe, pues asegura que ni siquiera se encontraba en el país.

El temible “fervor”

“El profundo atavismo de fervor cristiano que existe en Honduras mantiene en las capas modestas de este país un extraordinario potencial de movilización” (André-Marcel d’Ans. Honduras después del Mith. Ecología política de un desastre. CEDOH, 2008). El mismo autor, desaparecido el año pasado, decía que la “ardiente religiosidad” y el “fervor militante” de los hondureños resulta “muy temible” para los políticos. Quizá por eso su ausencia este día, aunque en sus movilizaciones, los golpistas no han dudado en utilizar las armas de la fe (el golpe, “una respuesta a nuestras oraciones”).

“Ciertamente algunas (iglesias) se han manifestado en público, han participado en las marchas, blanqueadas y perfumadas, han hablado de paz y de diálogo junto a las armas. Han cerrado sus ojos y sus corazones al dolor de los que han sido brutalmente golpeados, perseguidos. El discurso teológico ha sido similar al discurso golpista. La Constitución es Dios. Ambos invitan al diálogo y a la paz sin restituir el orden constitucional. A la Constitución rogando y con la culata dando”, afirma Juan Almendares, ex rector de la Universidad Autónoma de Honduras.

No todos los líderes religiosos están con el golpe, naturalmente. Con los zelayistas marcha el Movimiento Cristiano Popular y en los primeros días tras el golpe el Consejo Diocesano de Pastoral de la Diócesis de Santa Rosa de Copán emitió un comunicado que decía: “Repudiamos la sustancia, la forma y el estilo con que se le ha impuesto al pueblo un nuevo jefe del Poder Ejecutivo”.

Detienen al padre del joven asesinado

Del otro lado, el Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado realiza una nueva marcha de varios kilómetros, que culmina con un evento “cultural y político”, justo en el lugar donde cayó herido de muerte el joven Isis Obed Murillo, el pasado domingo 5 de julio, cuando los seguidores del presidente Zelaya esperaban su regreso al país.

“Isis, presente en la liberación de la patria”, dice una manta con la imagen del muchacho, cuyo padre, David Murillo, fue detenido por la policía el pasado jueves, luego de que anduvo de una oficina a otra exigiendo que se aceleraran las investigaciones sobre la muerte de su hijo. Se ordenó su detención por desacato y también, destacó la policía, porque descubrió que estaba en libertad bajo fianza y no se había presentado a firmar al juzgado. Murillo está preso en Juticalpa, departamento de Olancho.

Contra lo dicho por otras autoridades, de que los militares dispararon sólo “balas de goma”, la fiscal especial de Derechos Humanos, Sandra Ponce, ha confirmado que el joven Murillo recibió un disparo de rifle M-16, arma reglamentaria del ejército hondureño.

A las afueras del aeropuerto de Toncontín, entre el ir y venir de aeronaves, los manifestantes entregan a los familiares de Obed Murillo y de otras personas que resultaron heridas de bala “las 22 mil lempiras recaudadas por el pueblo”.

Ahí también se denuncia que el hostigamiento contra los seguidores del presidente Zelaya continúa de varias formas. Por ejemplo, este día fueron sacados del aire dos programas que transmiten, en Radio Cadena Voces, dos organizaciones feministas. El programa Tiempo de hablar fue cortado cuando llevaba 25 minutos de transmisión, y a La bullaranga ni siquiera la dejaron salir al aire. Los directivos de la estación manifestron que no era su responsabilidad y que no tenían idea de por qué desaparecía la señal.

Para este domingo, el frente de resistencia tiene preparadas nuevas protestas. Sus dirigentes informan que no cejarán hasta que Manuel Zelaya sea restituido en el poder.

Mientras los zelayistas seguían con su homenaje al joven Isis Obed Murillo en el estadio de beisbol, Miguel Benítez, de la iglesia Vida abundante, informaba a la comunidad internacional: “¡Esta es la nación de las cinco estrellas que Dios diseñó desde antes de la creación del mundo!”

El pastor Evelio Reyes, odontólogo de profesión, es cabeza de esa iglesia y fue orador en el primer mitin de los golpistas, al lado de Micheletti y del general Romeo Vásquez. A pesar de su escasa feligresía, apenas 3 mil miembros, según su vocero, la iglesia de Reyes es influyente por el alto poder adquisitivo de sus ovejas. Los zelayistas la llaman iglesia pisto (dinero) abundante.

La tarde, en la décimo cuarta jornada de concentraciones tras el golpe, cierra cuando el pastor Benítez afirma que Honduras saldrá intacta de este “terremoto sociopolítico”. Y tiene pruebas: dice que el terremoto de 7.2 grados, sufrido por este país hace dos meses, habría producido, en cualquier otro lugar del mundo, “destrucción de edificios y muchas muertes”. No aquí, no en Honduras. “¡A nosotros Dios nos guardó, ¡Dios nos guardó!”

http://www.jornada.unam.mx/2009/07/12/index.php?section=mundo&article=019n1mun

Leave a comment

Filed under cobertura internacional, derechos humanos & represion, ESPANOL

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s